Cooperadores Amigonianos


Deja un comentario

MENSAJE DE CUARESMA

En esta Cuaresma, os invito a entrar en este tiempo de conversión con una súplica: “Creo, Señor, aumenta mi fe”. Es la breve y sentida oración de un padre que pedía  la curación de su hijo. Lo hacía con humildad y confianza y, desde su dolor, pidió ayuda al Señor y éste le dijo: “Todo es posible para el que tiene fe”. A lo que el padre contestó: “Creo, pero aumenta mi fe”. (Mc 9,24)

La brevedad de esta oración contiene dos partes importantes:

  1. El reconocimiento humilde de una fe débil y
  2. La confianza en que el Señor, con su ayuda, la puede aumentar y fortalecer.

La fe es el fundamento de la vida cristiana. Si esta se debilita, todo se resiente e impide la acción de Dios en nosotros y en nuestro mundo. En Nazaret, Jesús, no pudo hacer milagros porque allí no encontró fe. (Mc 6,56).

¿Nos proponemos vivir esta Cuaresma con una vida intensa de oración? Sólo así el Señor aumentará nuestra fe y podremos ser testigos de ella en nuestros grupos y en los distintos círculos donde nos movemos.

Benedicto XVI nos decía: “Cada año la Cuaresma nos ofrece la ocasión providencial para profundizar en el sentido y valor de ser cristianos, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos”. (Cuaresma 2008)

Con frecuencia en este momento cultural que vivimos, es fácil despistarnos, confiar demasiado en nosotros y, corremos el peligro de que nuestra vida de fe se vaya debilitando. Decimos: “yo creo a mi manera”… esto es un signo de que no estamos en buen camino.

Vivamos esta Cuaresma como un tiempo de “conversión”, como un “camino” que nos prepara para celebrar la Pascua, un “itinerario” de renovación de la fe bautismal en la noche santa de Resurrección.

Hagamos que nuestra vida sea una respuesta amorosa y confiada a Dios, que ha venido a nuestro encuentro y se nos ha manifestado. Este encuentro no es el resultado de investigaciones intelectuales, sino de una acogida de Dios que viene a nosotros. Esta acogida, exige: escuchar la Palabra de Dios, adherirse a Jesucristo, profesar la fe en comunión con la Iglesia y, tratar de vivir en “amor” y “servicio” a nuestros hermanos.

En este tiempo de Cuaresma, estimulémonos unos a otros para procurar ser mejores, hacer el bien, servir a los más necesitados. Carisma que define nuestro compromiso de ser Familia Amigoniana, “comunidad cristiana” en la que es indispensable vivir la fe en Jesucristo. No puede existir un “Grupo” coherente si no hay en él una completa adhesión a Cristo.

Acabo con el mismo pasaje. Los apóstoles preguntaron a Jesús por qué ellos no habían podido expulsar el espirito malo del muchacho, a lo que el Señor les dijo. “Esta especie sólo puede salir con oración y ayuno” (Mc 9,29).

Que esta Cuaresma nos ayude a vencer en nosotros las fuerzas del mal, con un signo firme de voluntad de conversión y renovación. Y, sobre todo, que la vivamos puesta nuestra mirada en la alegría de la Pascua.

Que Jesucristo Buen Pastor nos bendiga, Santa María, la dichosa, por haber creído, interceda por nosotros y, el P. Luis Amigó nos guie para ser sus fieles zagalas/les.

Buen camino de Cuaresma y “Feliz Pascua de Resurrección”.
Mª Isabel Salort Sala

Anuncios


2 comentarios

Saludo de Navidad

¡ES NAVIDAD!

Cuando la luz y el amor de Dios tocan el corazón humano, lo hace capaz de realizar lo que parece imposible. La Navidad es un mensaje de alegría y esperanza: significa que el Hijo de Dios, hecho hombre, ha entrado en nuestro mundo, se ha acercado a nosotros para ser Luz en medio de nuestra noche: “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande” (Is 9,2). Sí, esta es la Buena Noticia de la Navidad. El Niño Dios es nuestra Luz. Su presencia entre nosotros nos abre nuevos horizontes y despierta en nosotros todas nuestras posibilidades de hacer el bien, capacitándonos para transformar nuestra realidad; porque introduce en nuestros corazones la dinámica transformadora del amor, que se inicia cuando una persona se siente amada incondicionalmente por Dios. Esta experiencia lleva a compartir ese amor con todos aquellos que encuentra en el camino de su vida.

Dejémosle entrar. Él brillará en nuestro corazón, será un rayo de esperanza: en medio de la noche, los pastores de Belén acogieron esa Buena Noticia “Os ha nacido un Salvador” ((Lc 2,11) y la luz de Dios los envolvió. Se llenaron de alegría. ¿Sabéis cual es la señal de Dios para los pastores y para nosotros? El Niño: en su necesidad de ayuda, en su pobreza. Es una manera de decirnos Dios que si no lo acogemos por su poder, por hacernos a su imagen y semejanza, por crear todo lo que existe, que lo acojamos como se acoge a un niño recién nacido que “enternece” nuestro corazón.

Necesitamos de su ayuda en nuestra pequeñez y pobreza. Sólo si lo acogemos seremos grandes y ricos en amor. La señal de Dios es la “sencillez”. Se hace pequeño por nosotros; no nos abruma con su fuerza y su poder, ni siquiera nos pide que veamos sus obras, sencillamente nos pide nuestro amor. Al darle nuestro amor, entran en nosotros sus sentimientos, sus pensamientos, su voluntad y vivimos con Él, en Él y por Él.

Acojamos con el corazón esta Buena Noticia: Cristo ha nacido para y por nosotros. Él es la fuente de nuestra alegría.

Acudamos contentos, a contemplarlo y adorarlo en la Eucaristía: Cristo nace cada día en el altar para darnos vida: escondido en el humilde pan podemos encontrar a Aquel que María envolvió en pañales y recostó en un pesebre.

Acudamos presurosos, a estar junto a aquellas personas que se sienten solas. Démosles generosamente nuestro tiempo. No pensemos sólo en pasarlo bien, sino en hacer el bien: ahí encontraremos la auténtica alegría.

Acudamos diligentes, a compartir con los que no tienen. Perder el tiempo por los demás, es recuperarlo al cien por cien.

Vivamos juntos como una gran Familia Amigoniana esta Navidad. Acerquemos la Luz de Cristo a todos los hogares y a todos los corazones.

¡Feliz, santa y solidaria Navidad a todos!

Vuestra Presidenta.
María Isabel Salort Sala
Presidenta Nacional de Cooperadores Amigonianos


Deja un comentario

FIESTA DE NUESTRA MADRE DE LOS DOLORES y MÁRTIRES AMIGONIANOS

GRUPO DE GODELLA y COLONIA SAN VICENTE

El pasado 15 de septiembre nos reunimos como todos los años, para celebrar la solemnidad de Nuestra Madre de los Dolores y así iniciar el curso 2017-18.

Estábamos los Cooperadores de Godella y la Colonia, además de numerosos amigos que siempre se unen en esta celebración de principio de curso.

Presidió la celebración de la Eucaristía el P. Simón, quien nos habló de las muchas advocaciones de la Virgen, centrándose en la Madre de los Dolores y el cuadro que se encontró en la Cartuja del Puig en los inicios de la Congregación, y después fue llevado a Torrent, y a Santa Rita, en Madrid.

Habló también del don especial que tienen todas las madres para acompañar en el dolor, y la gratitud que le debemos a nuestra Virgen Dolorosa y Amorosa.

Después de la Eucaristía, tuvimos un encuentro muy alegre, con merienda y canciones.

Conchi P. Saura

 

GRUPO DE OLIVA

El sábado día 16 de septiembre celebramos en nuestro Grupo, la festividad de nuestra Madre Dolorosa-Amorosa. Con este encuentro dábamos comienzo al nuevo curso 2017-18. Que iniciamos con mucha ilusión por encontrarnos de nuevo y con el deseo de que sea muy provechoso, tanto para nosotros como para toda la Familia Amigoniana tan llena este año de efemérides.

Nuestra celebración tuvo dos momentos muy importantes:

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA: muy participada y emotiva. El P. José María Simón nos habló cómo nació la devoción a la Virgen de los Dolores en la Congregación. Traía unos apuntes muy bien documentados, que le había proporcionado el P. Agripino. Nos encantó conocer más de nuestros orígenes. También nos habló de cómo Cristo en la cruz nos la dio como Madre y del papel tan importante y necesario en la vida de un hijo. Nos preguntó también, que advocación de María era la preferida en nuestra vida. Coincidimos casi todos en que cómo olivenses la “Virgen del Rebollet “, cómo valencianos “Nuestra Señora de los Desamparados ” y, como Cooperadores, “la Virgen de los Dolores”.

COMPROMISO DE NUESTRA HERMANA VICENTA: ante la imposibilidad de venir a la Asamblea, hizo el Compromiso, después de la homilía, Vicenta Llopis Camps. Se le hizo entrega de la insignia, el Proyecto de Vida y el Pergamino recuerdo de su compromiso. Vicenta nos contagió su alegría y emoción.

Nos acompañó en los cantos y órgano, Isabel la esposa de Tomás. Con su preciosa voz y disponibilidad. También estuvo con nosotros el P. Francisco Morant.

Acabamos con un pequeño ágape de hermandad y fraternidad. Cantándole a la Virgen.
María Soria
Secretaria Grupo de Oliva

 

GRUPO DE TERUEL

El 18 de septiembre, el Grupo de Cooperadores Amigonianos de Teruel participamos junto a los religiosos Amigonianos presentes en el Santuario de San Nicolás de Bari, en la solemne eucaristía celebrada para conmemorar la festividad de la Virgen de los Dolores.

En dicha celebración, se tuvo un grato recuerdo para los Mártires Amigonianos, ya que era su día. Y en especial para los cuatro mártires de la Provincia de Teruel, ejemplo de testimonio de fe y amor incondicional: P.Timoteo (Terriente), P. Cresencio (Celadas), P.Florentín (Valdecuenca) y Fray Urbano (Bronchales. ).

El 28 de septiembre, día de la fiesta de las Beatas Rosario, Serafina y Francisca, tuvimos nuestra primera reunión para el curso 2017-2018. En la cual repartimos el primer tema del año para la siguiente reunión y se leyeron sendas cartas del del P.General y del P.Provicnial, con respecto a la festividad de Nuestra Madre del Dolores y al mes de la misión amigoniana, respectivamente.

A lo largo de la reunión también comentamos lo que se va a hacer a hacer durante las próximas semanasy tuvimos un grato recuerdo para las beatas mártires.

Como signo de compartir fraterno, tras la reunión tuvimos pequeño ágape.

Pilar Marco
Secretaria Grupo de Teruel


2 comentarios

SALUDA DE INICIO DE CURSO 2017 – 2018

SALUDA DE INICIO DE CURSO

“Seamos personas portadores de paz y bien”

Pasado el periodo estival, en el que hemos tenido tiempo para todo: disfrutar de la familia, del campo, la playa, de leer, del “dolce far niente”, de reservar unos días y retirarnos para hacer “desierto con el Señor”… ¡Qué necesario es este tiempo para encontrarnos con Él! De una u otra forma, nos hemos cargado “las pilas” y, volvemos con ilusión renovada a encararnos con un nuevo curso.

Vamos a poner en marcha nuestro “sistema operativo” sin miedo a que algún “virus” aparezca y nos destroce nuestros planes o a nosotros mismos; para ello tenemos un “antivirus” que nos defienda de este mundo variopinto y diverso; de la pereza y esfuerzo que supone volver a empezar… Sabiendo que: ¡Cuántos más virus, mejores antivirus! No podemos acabar con “ellos” pero sabemos que tenemos un programa amigo muy especial, que siempre está a nuestro lado: Jesucristo, que nunca nos dejará solos, que caminará con nosotros siendo nuestro amigo y compañero en este curso que comenzamos.

Al iniciar un nuevo curso, Jesús, nos dirige a los Cooperadores Amigonianos la misma pregunta que hizo a sus discípulos: “¿Quién decís que soy yo?”. No para que descubramos su identidad, que por la fe sabemos que es “el Hijo de Dios vivo” (Mt 16,16), sino para que revisemos nuestra relación cristiano-amigoniana con Él. ¿Qué contestarían nuestros Grupos? ¿Hacemos un esfuerzo por conocerlo mejor o seguimos encerrados en los “esquemas aburridos de siempre”? Si alguien se acerca a nosotros ¿siente la fuerza y atractivo de lo que significa “ser seguidores de Cristo”, haciendo la vida más humana y dichosa para todos?

¿Nos proponemos este curso a aprender a “mirar como miraba Jesús”? Con amor misericordioso, sensibles al sufrimiento de los más necesitados y olvidados. Con amor de paz, esa paz que es esperanza y vida para quienes tienen sed de Él. Sin mirarnos de reojo o con envidia, creyendo que “mi Grupo” actúa mejor que el otro, que trabaja más, que es más bueno o, lo que es peor: ver en qué fallo cojo a alguien, cómo lo condeno, sin mirar las consecuencias… Si nos acecha esta tentación, preguntémonos: ¿Cómo lo haría Jesús? Seguro que no seremos capaces de juzgar.

Si tenemos la mirada “limpia”, “clara”, “transparente” de Jesús, podremos ser felices como nos decía hoy el Papa Francisco en Colombia: “…Ser feliz es agradecer a Dios cada mañana el milagro de la vida. Es tener la madurez para decir me equivoqué; la osadía para decir perdóname; la sensibilidad para expresar te necesito; la capacidad de decir te amo: jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible”

Lo que es cierto, es que Dios nos ama a todos. Y, en muchos casos, se sirve de unos para despertar a los otros: somos instrumentos de Dios para amar. No jueces ni reos, ni de los demás ni de nosotros mismos… Cosa que, a veces, se nos olvida. Nuestra tarea es: “iluminar con la verdad”. Porque el Señor, por medio de San Pablo nos dice: “A nadie le debas nada, más que amor” (Rm 13,8). Por amor, somos capaces de no pensar mal del otro, del “rechazo”, de la propia fama, del “qué dirán”, para hacernos “hermanos”.

Seguro que sólo llevando a la práctica estas recomendaciones podremos hacer frente a todo lo que se nos presente este curso que está repleto de importantes acontecimientos, sin olvidar que nuestra “alegría contagiosa” tiene que ser el primer testimonio de la cercanía y del amor de Dios.

Estamos celebrando el Año Jubilar del 25 Aniversario de la declaración de Venerable del P. Luis Amigó. Por eso, nos unimos a la gran Familia Amigoniana. Los temas de estudio de este curso serán los propuestos por la Curia, sobre la Vida y Obra del Padre Luis.

También, conmemoraremos el próximo 8 de diciembre, 25 años de la Aprobación Canónica por la Santa Sede del Proyecto de Vida de los Cooperadores Amigonianos, reconociéndonos como Asociación Internacional privada de fieles, de derecho pontificio.

Aprendamos de María en el seguimiento a Jesucristo, conscientes de que ese es el camino que necesitamos. Contemplemos con María la belleza y profundidad del amor que su Hijo nos tiene e intentemos corresponderle.

Lancémonos a la “aventura de ser misericordiosos”, en nuestra familia, nuestro trabajo, con quienes convivimos, en las situaciones reales que, a lo mejor, rompen nuestros esquemas. Hagámoslo con protagonismo de “entrega” de “olvido de sí”, de ver que “el otro” es más importante. Nuestro tiempo no es nuestro, es de Dios y, por Él, a los hermanos.

Que Jesucristo Buen Pastor nos guie, que nuestra Madre Dolorosa nos acompañe y que el P. Luis sea el “faro” en nuestro caminar.

Un abrazo,
Mª Isabel Salort Sala
Presidenta Nacional de Cooperadores de España

 

ORACIÓN PARA EL NUEVO CURSO

Señor del Tiempo y de la Vida:
Gracias por esta nueva oportunidad de «empezar y seguir»
preguntando, buscando, aprendiendo, construyendo.

Para que algo sea nuevo quiero pedirte  que mi mirada gane en hondura
y detalle para que vea más claramente el discurrir de mis días junto a
los Cooperadores, amigos y la humanidad entera como una travesía hacia
el crecimiento, la entrega, el amor y la lucha por un mundo más humano
y más justo para todos.

Hazme caminar consciente y atento a todos los lugares y personas
con los que me iré cruzando en este tiempo, y que conozca, por experiencia,
“qué bellos son los pies del mensajero que anuncia tu Buena Noticia”.

Quítame el miedo a los cambios y a las preguntas que me oprimen el corazón
y la mente para que los acoja serenamente y aprenda a vivir con ellos
hasta el día en que sea posible una decisión, una respuesta.

Que dé la bienvenida con una sonrisa a todos los que me ofrezcan su mano
y sepa crear con ellos una red de acogida,  de presencia,
de implicación y solidaridad de modo que cada nombre
y cada historia me sean importantes.

Que reciba como un regalo tuyo personal cada una de las cosas creadas
y sepa disfrutarlas,  pero también cuidarlas y compartirlas no sólo con los míos.

Que cada mañana despierte sereno y con bríos, con la acción de gracias
en mis labios y en mi corazón y que mis palabras y mis hechos,
pequeños o grandes, proclamen que todo es gracia, oportunidad y don.

Te ofrezco todas las horas de este nuevo curso  para que, como levadura evangélica,
sin miedos ni falsas excusas, sea capaz de fermentar este mundo en tu Nombre,
haciéndolo nuevo, tierno, ¡más tuyo!

Y que tú me salgas continuamente al encuentro con tu bendición, siendo mi Roca,
mi Fuerza, mi Consuelo y mi Apoyo…  aunque yo me olvidara de ti y,
guárdame de todo mal. Amén.

 


Deja un comentario

REFLEXIONES DESPUÉS DE LA XXII ASAMBLEA

Tras la XXII Asamblea General Nacional de Cooperadores Amigonianos, bajo el lema: “EL AMOR VIENE DE NAZARET”, preparada al detalle por el Grupo de Torrent, agradecerles de corazón todo el esfuerzo (que sé es mucho), han hecho para que todo haya salido perfecto. Gracias. Da mucha satisfacción trabajar con personas tan responsables. De veras que en las dos reuniones que juntos hemos tenido, se ha demostrado vuestro espíritu de bien hacer, vuestra preocupación para que todos quedemos contentos de la Asamblea. El Señor os pagará todo el esfuerzo que habéis hecho.

Grupo de Torrent

Agradezco a todos los que participasteis vuestra asistencia. Y a los que no os fue posible, vuestra unidad a través de la oración por los frutos de la Asamblea. Gracias al Animador General P. Elkin y a los Animadores de cada Grupo, en especial al P. Juan Manuel que se ha desvivido ayudando y estando al lado de “sus chicas y chico Antonio”. A los demás Animadores, sabéis que estamos muy contentos de que nos acompañéis. Nos hacéis sentir seguros, ¡os necesitamos!

Compromisos realizados durante la Asamblea

Siempre es una gran alegría reunirnos un año más y haber podido compartir los pasados días del 23, 24 y 25 de junio juntos, ver cómo están nuestros Grupos, compartir experiencias, animarnos, ver que todos estamos trabajando al unísono y por la misma causa. Felicitar a todos los que esos días han hecho el Compromiso y han entrado de lleno a formar parte de nuestra familia. Me llena de alegría porque veo que contamos con más hermanos que se comprometen a vivir nuestro Carisma. ¡Bienvenidos!.

Este curso hemos trabajado juntos, todos los grupos, la Exhortación Amoris Laetitia de nuestro Papa Francisco, trabajo que culminaremos en esta Asamblea; haciendo un estudio paralelo con la Exhortación “La Familia Cristiana” del P. Luís Amigó. No podemos pues olvidar el lema de la Asamblea: El Amor viene de Nazaret“. Por eso de la mano de María, haciendo eco del lema, decimos con alegría:

María, Virgen del camino

Que caminaste por los montes de Judea,
llevando, solicita, a Jesús y su alegría;
fuiste desde Nazaret a Belén
donde nació tu Hijo, nuestro Señor.
Caminaste por la vía del Calvario
para convertirte en nuestra Madre.

Sigue caminando, María,
junto a los Cooperadores Amigonianos
que, por los caminos de este mundo,
queremos, como tú, ¡Arca de la Alianza!,
llevar a todas las gentes y lugares a Jesús,
su Evangelio y su Salvación,
con nuestro testimonio de vida y amor.

Hemos compartido estos días, Cooperadores de los Grupos de Nuestra Madre del Dolor de Caldeio (Madrid), Teruel, Burjassot-Godella, Colonia San Vicente Ferrer, Torrent y Oliva. Incluso una persona desde Barcelona.

Agradecer también la magnífica y perfecta interpretación que nos ofreció el Grupo de la Pastoral Juvenil de Teruel, de su disco “¡Toda mi Libertad”. Un alegre acompañamiento que con sus canciones nos permitió sentirnos parte del Sueño de Dios. De veras les deseamos muchos éxitos. ¡Ánimo valientes!

Pastoral Juvenil de Teruel presentando su disco “Toda mi Libertad”

Recordamos también, a los Cooperadores que durante este año han pasado a la Casa del Padre y gozan ya de la Pascua eterna. Elevamos una oración por ellos.

Con la Exhortación Amoris Laetitia hemos descubierto la importancia de la Familia y la riqueza que esta aporta a la sociedad. Se nos invita a todos a conjugar doctrina y vida en el horizonte dinámico de esa gracia que conduce la Iglesia hacia una comprensión experimental más profunda del amor de Dios derramado, por el Espíritu, en el corazón de los creyentes. No somos “islas” que pueden vivir solas, sino que todos estamos llamados a vivir en comunidad: comunidad generosa que comparte con los demás lo que somos y tenemos. Nosotros, los Cooperadores Amigonianos somos una gran parcela dentro de la gran Familia Amigoniana. Pero no debemos conformarnos con lo que somos y tenemos. Sino que, como decía el Papa San Juan XXIII al principio del Concilio Vaticano II, tenemos que “abrir las ventanas para que entre un aire nuevo, el aire del Espíritu” ¿Para qué? ¿Para refrescarnos nosotros? No, no, que también; pero más que nada para contagiarlo a los que se acerquen a conocernos.

En la Exhortación que hemos trabajado, se nos dice que el amor es libre y exclusivo. Tenemos pues, que retomar cada mañana, al levantarnos, esta decisión de fidelidad. Desde nuestro sitio de pertenencia a la Familia Amigoniana, no podemos olvidar velar por el cuidado de las familias. Ser parte del “sueño de Dios”: con nuestra Familia y Comunidad. El Señor que nunca se deja ganar en generosidad, hará que si amamos a “nuestro hermano”, hará crecer este amor mucho más en nosotros.

Promovamos una cultura del encuentro, la del amor de Dios mismo. “El que viene detrás de mi es más fuerte que yo” nos dice San Juan. El que pone la mirada en el Señor, sabe que su vida ha de ser: entrega, servicio, fidelidad, comunión y respeto con todos, pero en especial entre nosotros.

La historia de amor es un camino lleno de imperfecciones, dificultades, pero forja y perfecciona a la persona, ya que va construyendo su historia particular.

Se anhela un amor ideal pero hay que leer en lo cotidiano la verdad del amor. La falta de reconocimiento dentro de la familia, hace de las personas mendigos de amor. Porque el amor es la atención al otro.


Estamos contentos porque hemos celebrado el 25 Aniversario de la declaración de Venerable de nuestro P. Fundador, Luis Amigó. Damos gracias a Dios por su obra de santidad en él y en nosotros, la gran Familia Amigoniana. Al declararle Venerable el día 13 de junio, San Juan Pablo II decía: “Gigante de la santidad, hombre de muchas virtudes, hombre de entrañable misericordia. CAPUCHINO, SACERDOTE Y OBISPO… Pedagogo del amor. Con especial predilección por los niños y jóvenes. Un santo en vida, religioso enamorado de Jesús Buen Pastor”. Oramos ¿cómo no? Por su pronta Beatificación haciendo vida en nosotros su gran legado.

Con motivo del 25 Aniversario, se ha declarado un Año Jubilar, que dio comienzo el pasado 13 de junio. Ojalá sea para todos, un año de muchas bendiciones y una gran oportunidad de revitalizar con un nuevo ardor la entrega a favor “del otro”. Estaremos atentos a todas las celebraciones y material que se nos ofrezca.

Que Jesucristo, Buen Pastor, no cese de bendecirnos, llene de esperanza a cuantos atraviesan momentos de dificultad, especialmente a causa de la gran falta de trabajo sobre todo para los jóvenes.

Que se construyan puentes de diálogo y unidad entre nosotros. Estemos atentos para que no existan rencillas, envidias ni malestar entre nosotros. Procuremos ser siempre personas pacificadoras, perseveremos en la lucha contra la plaga de la corrupción y en la búsqueda de válidas soluciones pacíficas, para el progreso y la consolidación de nuestra Asociación de Familia Amigoniana, de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho

No perdamos el buen camino yendo errantes como ovejas perdidas. Dios mismo, nuestro Pastor, ha venido a buscarnos, nos ha marcado el camino. Nos va a ser fácil seguir sus huellas. Y, y para salvarnos se ha abajado hasta la humillación de la cruz. Y hoy podemos proclamar: «Ha resucitado el Buen Pastor que dio la vida por sus ovejas y se dignó morir por su grey. Aleluya» (Nos decía el Papa Francisco).

Feliz verano a todos, sed felices.
Mª Isabel Salort Sala
Presidenta de Cooperadores Amigonianos de España